ALGUNAS DEFINICIONES DE LA PERSONALIDAD

Publicado en por realidad-humana.over-blog.es

El concepto de personalidad guarda una estrecha relación histórica y teórica con el de persona, que tiene un carácter más filosófico, y cuyos orígenes se remontan a las creencias religiosas más antiguas. Excluyendo la oscura cuestión etimológica de si el término procede del grupo PROSOPON -máscara teatral-, del etrusco Persum -cabeza o cara- o del latín per se una -unidad sustantiva-, interesa recordar que Cicerón distingue ya cuatro acepciones del término, que luego la psicología utilizaría también en sus definiciones de la personalidad; persona significa apariencia, es decir, la máscara con que el sujeto se presenta ante los otros; significa también cometido o rol social.

La definición más acreditada de persona continúa siendo la dada por Boetio en el siglo VI, como substancia individual de naturaleza nacional. Éticamente la noción de persona es, naturalmente, la condición de la responsabilidad, y su nota radical consiste en que, aunque es capaz de optar por ideales y valores, alberga en sí misma su propia finalidad y no es subordinable a fines extrínsecos.

Muchos más conscientes del carácter del sistema propio de la personalidad son otros autores como Wundt, Stern o Allport. Wundt entiende que la personalidad se cifra en un yo unitario, consciente de sí mismo y libre. Stern acentúa en su familia de la unitas multiplex el momento integrador y guestáltico que confiere sentido personal al conjunto de rasgos y aptitudes propios del individuo. Un personalista del siglo presente Bowne, subraya asimismo la auto-conciencia, el auto-control y las dimensiones cognoscitivas -no sólo afectivas y accionales- que caracterizan la personalidad humana. Pero quizás es el propio Allport quien de forma más lograda formula una definición orgánica de la personalidad, como “organización dinámica, interna al individuo, de los sistemas psicofísicos que determinan su ajuste único a la situación”.

Warren y Carmichael conciben igualmente la personalidad como “la organización mental completa de un ser humano en cualquier etapa de su desarrollo. Incluye cualquier aspecto del carácter humano, intelecto, temperamento, destrezas, moralidad o cualquier actitud que se haya desarrollado en el curso de la vida”.

La dimensión moral del concepto de personalidad es cuando afirma que este término “no se refiere a ninguna clase particular de actividad, como ocurre con el habla, el recuerdo, el pensamiento o el amor, sino a la forma en que un individuo hace todas esas cosas”.

Comentar este post